martes, 10 de enero de 2012

Dejaste tu sombra merodeando sin permiso por la casa, la huella de tu espalda en la alfombra, y tu reflejo en el espejo. O tal vez son solo mis ganas de que estes aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario